“Mil veces, buenas noches” (Erik Poppe, 2013).-

524922

  • DIRECTOR: Erik Poppe.-
  • GUIÓN: Erik Poppe, Harald Rosenlow-Eeg.-
  • FOTOGRAFÍA: John Christian Rosenlund.-
  • REPARTO: Juliette Binoche, Nikolaj Coster Waldau, María Doyle Kennedy, Larry Mullen Jr., Mireille Darc, Lauryn Canny, Adrianna Cramer Curtis, Mats Ousdal.-
  • MÚSICA: Armand Amar.-
  • GÉNERO: Drama, Fotografía.-
  • AÑO: 2013.-
  • PRODUCTORA: Coproducción Noruega-Irlanda-Suecia; Zentropa International Sweden, Film i Väst .-
  • DURACIÓN: 117 min.-
  • TÍTULO ORIGINAL: “Tusen ganger god natt”.-
  • PAÍS: Noruega.-

“QUIERO QUE LA GENTE SE ATRAGANTE CON EL CAFÉ CUANDO ABRA EL PERIÓDICO, QUE VEA… SIENTA… REACCIONE”.-

Hace ya tres años, que el director Noruego escribió y dirigió una obra que me ha dejado un sabor de boca a terrible elegancia, madurez y justicia poética. Una historia que merecía ser contada, que debía ser contada, por la que sobrevuelan al mismo tiempo, todos los valores que forjan nuestra cultura y que en estos tiempos por desgracia maquiavélica parecen negativos sin revelar. Mientras la veo me hago la pregunta de si merece la pena dar tu vida por los demás. Y esto es algo que me encanta en el arte; que gracias a su influencia yo mismo me haga las preguntas adecuadas.

El tema escabroso y romántico de los corresponsales de guerra, en este caso fotógrafos, le sirve a Poppe para narrar una historia sobre el amor, la familia, la aventura, la ética y sobre todo un viaje interior, hacia lo que somos, hacia las razones por las que estamos en este mundo y cómo damos sentido a nuestra existencia. Se centra en la figura del fotógrafo de guerra, desde una postura muy cercana, se palpa un estudio profundo del personaje y de su situación. Su estudio narrativo sobre esta figura queda patente en la cinta.

El guión del propio Poppe y Harald Rosenløw-Eeg, narra la historia de Rebecca, fotógrafa de guerra multipremiada y de gran éxito en la agencia para la que trabaja y de cómo afecta un trabajo de riesgo como éste a las relaciones con sus familiares y a la posibilidad de llevar una vida “normal”. Estudia la esencia de los deseos y de la felicidad desde un punto de vista comprometido y controvertido. Tras realizar un trabajo fotográfico que sigue a una terrorista islámica, desde la preparación del atentado hasta la detonación, Rebecca recibe la llamada de su editor para decirle que no podrá publicar las fotos por presiones del gobierno de E.E.U.U. Este es el segundo conflicto narrativo y el verdadero análisis de la figura del reportero de guerra.

descarga-10El comienzo de la cinta me dejó bastante frío. Confieso que transcurridos los primeros quince minutos lo único que esperaba era poco más de lo que puede aportar uno de esos telefilms diseñados para el domingo por la tarde. Pero mi sorpresa fue brutal; al ver pasar las secuencias y observar como el director se va metiendo en la historia mientras a mi me mete en su bolsillo. Mejora notablemente durante el transcurso del metraje hasta convertirse en esa película necesaria y maravillosa que es.

A pesar de este hándicap que dura mientras se presentan los personajes y la historia va tomando forma, el relato de Poppe sabe explorar hasta el final, el personaje que aborda, con inteligencia, realismo y sinceridad cinematográfica sin parangón hasta la fecha. Otras cintas sobre el tema, como “The bang bang club” (Steven Silver, 2010), se quedan sólo en la superficie, pero este “Mil veces, buenas noches”, le otorga todos los merecidos honores a la figura del fotógrafo de guerra.

images-3El mensaje que envía la película y quizá lo más importante de la narración, es el planteamiento de quién deja su propia vida, sus propios sueños, por hacer de este un mundo mejor. El personaje protagonista del que Juliette Binoche sabe sacar todo el partido, nos plantea la idea de cómo una persona renuncia a sus sueños por los demás. Pero sabe también caminar por lugares todavía más complejos y delicados, como la idea de que para poder ser ella misma, para convertirse en la persona que desea, debe abandonar su propia vida y lanzarse a hacer fotos, para que todo el mundo sepa y entienda lo que ocurre en el mundo, incluso si esto conlleva la pérdida del amor verdadero y del amor de dos hijas. Este es el logro de la cinta, entender esta idea. Los niños de Kakuma en Kenia, necesitan que se cuente su historia, para así conservar la esperanza de sobrevivir. Lo que más emociona y calma las necesidades de su corazón es que el mundo sepa lo que ocurre. Se emociona al estar dentro del mundo de la fotografía, del fotoperiodismo.

Tras ese vuelco del guión, que convierte una película pésima en una gran obra, se nos empiezan a plantear diferentes temas, sobre las guerras, la pobreza, los refugiados, el terrorismo, las religiones y el fanatismo. Temas candentes y contemporáneos que nos afectan a todos en mayor o menor medida.

images-4El buen trabajo de guión sobre la fotógrafa protagonista y su gran personaje, no es suficiente para Poppe. Con el ritmo cadente y trascendente de las balas silbantes alrededor de los niños en Kenia, nos va acercando las relaciones entre una familia a priori perfecta, a la que le llega el momento de romper las líneas de la felicidad. El análisis profundo de estas relaciones entre el matrimonio y sus dos hijas, nos desvela un trato psicológico entusiasmado de los personajes. Los sueños de cada uno de los cuatro, sus necesidades y deseos quedan patentes a golpe de choques de realidad. El gran personaje de Binoche, queda perfectamente enmarcado por los personajes de su familia, que le dan forma desde fuera, le marcan los límites dramáticos y le otorgan el perfecto escenario para su desarrollo.

La hija mayor, que ostenta muchos rasgos de su madre representa un lado algo menos valiente, con los mismos anhelos que su madre, los mismos ideales, pero sin esa necesidad imperiosa de dedicar su vida a los demás. Es muy bello verla luchar, viajar y aprender para educar a los niños de su edad en la igualdad, la libertad y la honestidad; valores ilustrados colocados en el presente de forma emotiva y bella. De alguna manera el director deja en este personaje el futuro de la esencia de su madre.

El marido de Rebecca,  interpretado con mucha fuerza por Nicolaj Coster-Waldau, que debutara allá por el 94 con la pequeña joya de terror de Ole Bornedal “El vigilante Nocturno”, se encarga de construir ese drama familiar y darle empaque a la historia. Es creíble, consistente e interesante por momentos y también por momentos, su personaje me emociona profundamente. Su trabajo de biólogo marino en el mar de Irlanda le permite al director describir una crítica a las centrales nucleares y al uso del plutonio como energía. Una de las virtudes de la cinta es que muestra y cuenta mucho más de lo que parece.

images-5A pesar de caer por momentos en lugares comunes y en opciones previsibles, la cinta se crece a base de buenos diálogos y una bella factura técnica. Pero sobre todo por el análisis profundo y rotundo del tema que narra. Los gestos perdidos y ensoñaciones de Binoche son un broche perfecto para un personaje que ama lo que hace, que se siente en deuda con esos niños masacrados por el poder, tanto en los países del tercer mundo, como la influencia macabra que ejerce el primer mundo en los países pobres. No sabe ser normal, no quiere serlo, no puede serlo.  Su felicidad consiste en ayudar a esas personas. Al recibir la noticia de la no publicación de sus fotos, se analiza también la mentira y la conspiración que campa a sus anchas en los grandes medios en occidente, que utilizan grandes trabajos de sus reporteros de guerra para hacer propaganda y prensa amarilla con un único fin económico.

No me canso de pararme a meditar sobre un montón de frases que me ofrece este preciado guión. “Hago fotos de lo que veo”, que deja patente la pureza en el trabajo y la intención pura de contar la verdad, no en términos filosóficos pero sí en términos históricos. “Es cuestión de instinto, avanzas, avanzas, avanzas, ni siquiera tenía miedo”, que permite vislumbrar lo que son los sueños, el no ver el riesgo, tan solo una meta que ayudará a muchas personas, que traerá medicinas, comida y agua a lugares donde no los hay. “Están enviando más protección gracias a tus fotografías”: esta frase representa para mi la pura esencia del fotoperiodismo. Alguien que dedica su vida a viajar a guerras por todo el mundo ha de tener motivaciones muy potentes y muy grandes y la única razón que puede expresar esto, es la idea de dar tu vida por los demás. Entregar tu vida a ayudar a otros haciendo algo que te apasiona. Esto puede dar y da sentido a una vida y Poppe sabe utilizarlo a la perfección para su película.

El aspecto técnico del film está cuidado y estudiado con pasión, para acercarse también técnicamente a lo que es a día de hoy el fotoperiodismo. La fotografía de John Christian Rosenlund, me da la impresión de situarme en una exposición de fotografía sobre el tema. Denota a las claras un profundo estudio del trabajo de fotógrafos de guerra actuales recordándome a genios como Javier Manzano, Manu Brabo o la recientemente fenecida ejerciendo su profesión Anja Niedringhaus. Esto es quizá el aporte más importante de la cinta, el amor al tema tratado y la profesionalidad inmensa a la hora de tratarlo. Una patada artística y cultural a los prejuicios y a la falta de empatía hacia el mundo que nos rodea.

La música pone un broche de oro a una obra bien realizada, con compromiso tanto por el arte, como por el turbio mundo que nos sirve de hogar, como por una figura menospreciada y minusvalorada, como el foto-reportero. El trabajo de Armand Amar, es bello, delicado y turbio cuando es necesario y sobre todo una perfecta ambientación a la trama. El hecho de ser un músico nacido en Jerusalem, habla muy bien de la inteligencia y el buen criterio puesto en la producción. Me emociona su música, desde el piano, hasta las gaitas, pasando por las secciones de cuerda, es emotiva, poética y hermosa. Y aparte de su brillante trabajo debo citar la canción que da soporte a los títulos de crédito: “Daring to love”, de Ane Brun ha sido todo un descubrimiento.

Espero que Poppe, nos siga regalando momentos cinematográficos como este, brillantes, emocinantes, conmovedores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s