The killing (Serie de TV)

¿QUIÉN MATÓ A ROSIE LARSEN?

  • DIRECTOR: Veena Sud, Ed Bianchi, Phil Abraham, Daniel Attias, Nicole Kasell, Keith Gordon, Agnieszka Holland, Brad Anderson, Patty Jenkins, Lodge Kerrigan, Jonathan Demme.-
  • GUIÓN: Veena Sud, Soren Sveistrup.-
  • FOTOGRAFÍA: Peter Wunstorf.-
  • REPARTO: Mireille Enos, Joel Kinnaman, Michelle Forbes, Bill Campbell, Liam James, Annie Corley, Jamie Anne Allman, Q´orianka Kkilcher, Brandon Jay McLaren, Eric Ladin, Kristin Lehman, Peter Sarsgaard, Chad Willet, Richard Harmon, Katie Findlay, Gharrett Patrick Paon, Evan Bird, Seth Isaac Johnson, Brendan Sexton III, Brent Sexton, Gregg Henry, Amy Seimetz, Garry Chalk, Tom Butler.-
  • MÚSICA: Frans Bak.-
  • GÉNERO: Drama, Intriga, Policiaco.-
  • AÑO: 2011.-
  • PRODUCTORA: Emitida por AMC; Fox Television Studios / Fuse Entertainment.-
  • DURACIÓN: 45 min.-
  • TÍTULO ORIGINAL: “The Killing”.-
  • PAÍS: Estados Unidos.-

descarga (36)The Killing  es una grata y lóbrega sorpresa en el universo Netflix. Una serie seria, neblosa y oscura, con un ambiente sórdido en la que no hay espacio para el humor o la esperanza. Una historia sin concesiones, pero sí con un gusto muy elegante. Sus personajes tratan de sobrevivir a sus propios demonios, en un mundo hostil, tétrico y salvaje, como la vida misma.

Sus dos primeras temporadas, a priori resultan más interesantes, pero las dos últimas nos van regalando sorpresas tan sórdidas como interesantes, que aunque pierdan algo de originalidad, dejan sobrevolar entre sus buenas tramas, las alargadas sombras de Jack el Destripador o incluso Hannibal Lecter.

Es la versión americana de la serie danesa original “Forbrydelsen: crónica de un asesinato”, emitida en 2007, con un éxito considerable. Por esta razón es fácil darse cuenta de que recuerda a la novela negra escandinava, tan influyente en la ficción actual.

Como historia negra escandinava, toma los indredientes clásicos de su género. La heroína atormentada, cuyos fantasmas le llevan a perder a las personas que ama. Y aquí radica una de las virtudes de su narrativa, la mezcla de policíaco con el drama personal. Hablamos de héroes envueltos en una cruda realidad, muy cercana al realismo social, pero dejando que los bastiones del género, campen a sus anchas. Y ese género negro, en su trasfondo, nos lleva directamente al segundo ingrediente imprescindible: la recapitulación sobre nuestra turbia sociedad. El problema del reparto de riqueza, la avaricia, la ambición mezquina y mediocre y el ansia de poder que consume a la humanidad en la actual sociedad global.

El tercer ingrediente, y muy relacionado con lo anterior, es la política. Políticos y grandes empresarios que ponen en jaque a la ciudadanía de Seattle, acércandonos a tramas vistas en otras producciones del estilo de “House of cards” (2013).

descarga (35)Y como guinda a esta tarta de chocolate bien negro, un asesinato que recuerda tristemente a sucesos ocurridos en España, tan reales como el asesinato de Diana Quer, o las tres niñas de Alcasser. Esta es una de sus principales virtudes, convertir el género negro en una historia real y retratar con gran capacidad nuestros estilos de vida.

Es muy hábil a la hora de crear ambientes, no tan épicos o surrealistas como “Twin Peaks” (1990), sino con su estilo nocturno, urbano y realista. Traslada a la pequeña pantalla una narrativa lúcida con una dirección sobria, inteligente y muy correcta y una fotografía que sabe mezclar ambientes románticos en una Seattle contemporánea y tenebrosa. Bien podría convertirse en el idóneo escenario para que Bruce Wayne pusiera orden.

En su ausencia, y hablando de los personajes principales, podemos observar en los protagonistas una versión actualizada de Mulder y Scully. Dos personajes atormentados, pero con gran capacidad como inspectores de policía. Y sobre todo, dos personajes perfectos para que empaticemos con ellos. Por sus valores, sus sufrimientos y sus deseos, que por otro lado podrían ser los de cualquiera de nosotros. Linden y Holder, no deshechan tampoco esa burda idea de guión, en la que la tensión sexual no resuelta, está patente durante casi toda la trama. Es vulgar y medriocre, pero algún fallo tenía que tener. Aún así Mireille Enos y Joel Kinnaman realizan un trabajo de los que dejan huella.

Una serie, que desprende un estilo policíaco clásico, que no hay que perder de vista. La aportación del más clásico de los secundarios americanos actuales, como es Elías Koteas, le aporta aún mayor dignidad. Otro tema de mi más absoluto interés, es la dirección en algunos capítulos de directores como Brad Anderson o Jonathan Deme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s